Artículo elaborado por: Haz Energía

Tras unos años convulsos, marcados por la incertidumbre regulatoria, las trabas administrativas y los cargos, el sector del autoconsumo fotovoltaico se encuentra en su mejor momento. Poco a poco, se va creando un mercado estable, mientras el sector se prepara para su completa expansión. Esto ha venido propiciado principalmente por el desarrollo tecnológico de los módulos fotovoltaicos, equipos electrónicos, y recientemente, los sistemas de almacenamiento, lo cual, acompañado de una bajada continua de sus precios, ha convertido al autoconsumo en una opción energética totalmente competitiva a todos los niveles.

Hasta hace poco tiempo, debido a la falta de una regulación política estable y a las informaciones partidistas y tergiversadas acerca de los verdaderos culpables de la situación del sector eléctrico en España, el sector fotovoltaico no solo ha estado inmerso en una situación de estancamiento, sino que además ha existido un sentimiento de desconfianza de una parte de la población hacía la tecnología y las posibilidades reales del autoconsumo. En este contexto, se hace crucial que la expansión del sector del autoconsumo se realice de forma controlada y responsable.

Por todo lo expuesto, desde Haz Energía aprovechamos este espacio que nos brinda AS Solar en su blog para dar unas pinceladas sobre la importancia de un correcto diseño, dimensionado y valoración de instalaciones de autoconsumo.

 

El punto de partida

En la actualidad existen distintas herramientas de software que permiten realizar el diseño y dimensionado de instalaciones de autoconsumo que, en mayor o menor medida, permiten estimar la generación fotovoltaica y realizar una valoración económica de la instalación. El punto de partida y la metodología que siguen estos programas suelen ser similares en todos los casos de estudio, pudiendo estar más o menos acotados.

A partir de una serie de datos de entrada, hipótesis económicas y restricciones, se simula un año tipo, cruzando las curvas de generación y demanda y calculando todos los flujos energéticos en la instalación, y finalmente se realiza una valoración económica de la inversión, proyectando el ahorro generado durante la vida útil de la instalación.

 

infografía con aspectos técnicos

Figura 1. Principales datos de entrada a introducir en las herramientas de simulación y dimensionado de instalaciones de autoconsumo FV.

 

Cada instalación es única

Pese a que pueda parecer algo obvio, en Haz Energía la experiencia nos ha hecho ver que el ejercicio de tratar cada instalación como un caso único es fundamental en el diseño de instalaciones de autoconsumo, dado que existen infinitas casuísticas, que pueden mostrar grandes diferencias en cuanto a la rentabilidad final de las inversiones.

Comenzando por las pérdidas consideradas en la instalación, existen distintos parámetros a considerar, tales como las pérdidas por sombras o el incremento de la temperatura, que pueden llegar a tener un peso importante en la estimación final de la generación, y a ser muy variables entre distintas localizaciones.

Las pérdidas dependen de numerosos factores, como la localización del emplazamiento, los equipos y la disposición de los mismos, etc. Por ello, estas deben ser estimadas para cada caso de estudio, en vez de tomar valores por defecto o extrapolar los valores de pérdidas estimados en otros casos.

Por otra parte, dependiendo del tipo de consumidor, su demanda horaria de electricidad a lo largo del año puede llegar a ser muy variable. Por ejemplo, la curva de demanda de una instalación con máquinas frigoríficas industriales (en la figura, Caso 1), cuyo consumo es intensivo, mostrará diferencias apreciables con respecto a la de un edificio de oficinas (en la figura, Caso 2), que concentra sus consumos en las horas de sol.

 

Gráficos de potencia

 Figura 2. Ejemplo de dos instalaciones con el mismo consumo diario agregado y distinta curva de demanda.

 

Sin embargo, ambas instalaciones pueden estar asociadas a la misma tarifa, y tener unos consumos mensuales agregados similares, incluso por periodo. Dado que el ahorro final generado en la tarifa eléctrica depende de cómo se ajuste la curva de generación horaria a la curva de demanda, la rentabilidad que obtendrían estos dos consumidores para la misma instalación sería muy distinta. Por ello, para una correcta valoración de una instalación de autoconsumo, es necesario simular la instalación a partir de medidas horarias de demanda, en vez de partir de estimaciones a partir de datos de consumo agregados.

Asimismo, por su propia naturaleza, la radiación solar está asociada a una variabilidad intra-horaria importante. Por la razón expuesta en el párrafo superior, al objeto de realizar una correcta valoración económica, esta variabilidad debe ser correctamente simulada, dado que el ahorro final generado por la instalación depende de la energía autoconsumida hora a hora. Esto hace que sea necesario trabajar con datos de radiación horarios, y no baste con datos agregados. No obstante lo anterior, a nivel macroscópico, la irradiación solar total recibida anualmente en un emplazamiento sí es relativamente constante, lo que hace que este tipo de modelos sean válidos

 

varios gráficos superpuestos

Figura 3. Efecto de variabilidad de la generación fotovoltaica.

 

El compromiso del sector

Dimensionar las instalaciones adecuadamente, así como realizar valoraciones económicas realistas y con la mayor precisión posible es crucial para el correcto desarrollo del sector. Por ello, todos los actores del tejido empresarial que engloba al autoconsumo en España debemos comprometernos a realizar estos procedimientos con información y calidad, y siempre abocado a dar el mejor servicio al cliente.

Los modelos de simulación de instalaciones de autoconsumo tienen, de partida, una serie de incertidumbres inherentes a la tecnología fotovoltaica, como la asociada a la propia radiación solar. Por ello, se hace enormemente sencilla la alteración de los datos de entrada para la obtención de unos resultados deseados, sobre todo en cuanto al análisis económico de las instalaciones se refiere.

En este sentido, prácticas como la manipulación de las pérdidas simuladas en la instalación, o la aplicación de coeficientes de incremento porcentual sobre el precio de la electricidad, son ejemplos de variaciones muy sencillas en los parámetros de entrada de los modelos, que pueden repercutir de forma importante en la rentabilidad final estimada para la instalación. Por esta razón, salvo que los clientes finales lo requieran expresamente, este tipo de actuaciones no debe realizarse.

Actualmente, el autoconsumo ya es una tecnología rentable a todos los niveles, el sector crece día a día, y solo se puede esperar que este crecimiento siga en su línea. Por tanto, trabajando juntos de forma honesta, y realizando los estudios técnicos de las instalaciones de la forma más profesional posible, conseguiremos transformar el sector del autoconsumo de un sector incipiente a un sector plenamente maduro y estable

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies